23 de nov. 2016

L'home que va necessitar quatre enterraments per poder descansar en pau

'El Diluvio' Diario Republicano - Año LXXI.— Diumenge, 25 de novembre de 1928 
 Juan Basagaña Godeol - "Alpens,  Cabrinetty  y  mi  abuelo

"Acabo de pasar breves horas en el pequeño pueblo de Alpens, que, no obstante sus escasos quinientos habitantes, va modernizándose y progresando paulatinamente merced a la honrada administración de sus autoridades, a la laboriosidad de sus moradores y a la atrayente simpatía que saben despertar a toda persona que posa su pie en él,
redundando y traduciéndose tan bellas cualidades en beneficiosas reformas para el común de vecinos, que sosprenden y admiran al viajero
como el alumbrado público, el abastecimiento de aguas potables, la Casa Consistorial con las escuelas (edifici modernista construït per Josep Vall, que encara avui podem contemplar a la placeta del poble), las dos fábricas de telares mecánicos, el hermoso casino-teatro (inaugurat encara no feia dos mesos per Miquel Casals), las construcciones de nueva planta de estilo arquitectónico más en armonía con nuestra época y otras mejoras importantes.

Josep Vall va construir aquest edifici l'any 1909
I el va llogar a l'Ajuntament, l'octubre de 1910
Miquel Casals i Carles
va construir aquest Casino l'any 1928

Fue Alpens —continua— la cuna de mi madre y mis abuelos maternos, en la que estos dejaron un pequeño patrimonio, y, como cada vez que voy a verlo, no he sabido tampoco esta ausentarme de la población sin antes visitar el lugar donde cayó traidora y mortalmente herido el heroico brigadier don José Cabrinetty, durante la última guerra civil. Me atrae hacia allí el recuerdo de un hecho ignorado a que dio motivo la muerte del pundonoroso militar, del que fueron principales protagonistas antepasados míos, según he oído relatar cientos de veces, como se verá por la narración que del mismo voy a hacer.

Por aquellos tiempos mi abuelo materno Juan Godeol Rosell era el maestro de instrucción de Santa María de Besora. [...] Expulsado de Besora, refugiándose mi abuelo en esta libérrima villa de Ripoll, [...] y dedicándose a la enseñanza particular y privada.
Así pasó una temporada, gozando de relativa calma y tranquilidad, que le vino a turbar la noticia del fuego de Alpens (Batalla d'Alpens, 9 de juliol de 1873) con la muerte de Cabrinetty, por el que sentía gran admiración.
Disgustado por ello y por la suerte que podían haber corrido su padre y hermanos, cuyo único varón, José (Godeol Rosell), desempeñaba accidentalmente la Alcaldía de Alpens por ausencia del propietario, no se da sosiego y, decidido, acude presto al teatro del sangriento y funesto choque. Encuentra salvos sus deudos, pero a la población, en general, consternada. [...]
Convencido de que no se concederá al pueblo de Alpens el honor de guardar los restos del heroico militar [...] traza su plan: 
Aconseja al alcalde, su hermano (José Godeol Rosell), que mande construir urgentemente una caja, por sencilla que sea, efectuado lo cual, los dos, con el carpintero, el sepulturero y no sé si alguien más, a altas horas de la noche, temerariamente, con exposición de su vida , pues que en la población todavía hay fuerzas carlistas, se dirigen al cementerio, y envueltos y protegidos por las tinieblas, sin más luz que el tenue fulgor de las estrellas, silenciosos, hasta conteniendo el aliento, excavan la macabra fosa común —on fou enterrat per primera vegada—, revuelven con respeto tierras y cadáveres empapados en sangre, hasta dar con el ilustre caudillo; le exhuman, lavan su cara y sus manos, cepillan sus ropas, mi abuelo, con su propio peine, le arregla el cabello, el bigote y la perilla y, cuando están persuadidos de que de su cuerpo ha desaparecido toda huella o vestigio de suciedad, le depositan en el improvisto ataúd y le dan solemne sepultura provisional —per segona vegada— en un hoyo aislado abierto al efecto. [...]

Efectivamente: tal como había previsto el abuelo, el cadáver del valeroso Cabrinetty fue reclamado a los pocos días y trasladado a Barcelona (amb parada a Vic i Granollers)  para recibir sepultura —per tercera vegada, el 24 de juliol de 1873 - Vegem l'article de 'La Imprenta' del dia 25 de juliol, en el qual ens explica la cerimònia amb tota mena de detalls) [...]

La muerte de Cabrinetty —conclou, Juan Basagaña— dio nombre al pueblo de Alpens con la mala fama de que habían sido sus habitantes los que le asesinaron a mansalva, cuando lo cierto es que salvaron muchas vidas de soldados desbandados [...]

Sobre el pétreo piso de la hoy (25 de novembre de 1928) calle del Graell de Alpens existe labrada una tosca cruz señalando y recordando el lugar donde encontró la muerte el infortunado Cabrinetty...


Y ante ella —conclou Basagaña— he pensado muchas veces que Alpens podría vindicarse de la fea mancha con que se mancilla su nombre, erigiendo un sencillo monumento [...] " —Cosa que vam fer l'any 1998, en motiu del 125è aniversari de la seva mort.

Signa l'article, a Ripoll, Joan Basagaña Godeol, nét del germà del qui havia estat l'alcalde accidental Alpens, al juliol de 1873. Basaganya fou el Delegat del Ripollès al II Congrés Nacional d'ERC. 
'Clam Popular', 24 de Juny de 1933


Posteriorment, el cadàver tornaria a ser reclamat per la família i enviat a Palma de Mallorca, on seria enterrat per quarta vegada i podria, finalment, descansar en pau.

Vegem la TESI DOCTORAL:  Didàctica del patrimoni. Camps de batalla a la Tercera Guerra Carlina, d'Ismael Almazán Fernández, llicenciat en Geografia i Història, p.191 - (Toledano González, Lluís Ferran "Més enllà del mite...", p. 18)

El [PDF, 1,26 MB] de l'article complet


Biennalment, coincidint amb la Fira del Jovent d'Alpens (penúltim diumenge de maig), commemorem el fet d'armes de la tercera guerra carlina (1872-1876), conegut com la Batalla d'Alpens (9-7-1873).

Muntatge fotogràfic de la representació de l'edició de l'any passat


  Música: "To the Unknown Man", Vangelis.

→ → → Tot el que et cal saber sobre les carlinades a Alpens. No t'ho perdis!

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies pel comentari. —Si us plau: no t'oblidis de dir-nos el teu nom.