'Adelante Requeté - Tercio de Alpens' - Premsa política clandestina (1945)

Resa l'editorial del primer número d'aquesta edició clandestina: "Creado nuestro Tercio, se imponía la aparición de un portavoz del mismo. Y he aquí que ya lo tenemos. Hoy aparece el primer número."
I segueix, amb una clara al·lusió a la Segona Guerra Mundial que està finint i a la dictadura franquista que no representa res de bo per a la causa carlina: "El horizonte del mundo está lleno de nubes tormentosas, y el destino de España exije de nosotros un esfuerzo, [...] así como un órgano de divulgación, que sirva al mismo tiempo de inyección de nuevas energías." ↪ Vegem la primera publicació del 10 de març de 1945 [PDF, 322 kB]
Font: Memòria Digital de Catalunya - Col·lecció 'Premsa política clandestina' de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Escriu Francesc Costa Oller a La premsa a Mataró, 1820-1980 (pàg. 238 i 239):

"El propòsit d'aquesta publicació clandestina és ser: órgano de divulgación que sirva al mismo tiempo de inyección de nuevas energías a la causa carlista. Sota el nom de Tercio de Alpens, recordant una victòria militar carlista de 1873 [la Batalla d'Alpens1], aplega els partidaris de Francisco Javier de Borbón-Parma de les demarcacions de Mataró i Calella.
"A través d'articles com: La Regencia, única depositaria de la Monarquia tradicional española, o, El tradicionalismo sirve a una causa nacional, donen suport a l'alternativa carlista al règim de Franco. I ho fan atacant la monarquia liberal d'Alfonso XIII. Sota l'emblema de Dios-Patria-Rey fan la proposta que els Tercios de Requetés se levanten como un solo hombre a las ordenes de nuestro Príncipe Regente."


"POR LA REGENCIA. [Publica el núm. 2] En este instante crítico y a la vez sublime en que se va a cerrar el período de hostilidades en el campo internacional, ya que parece que la guerra toca a su fin, debemos los Carlistas apretar nuestras filas y levantar nuestra voz por todo el ámbito nacional; ya que es indudable que el actual régimen personal que padece España no dejará de sufrir las consecuencias de ese magno suceso y, cuando esto suceda, los antiespañoles del interior y del exterior, payasos grotescos y farsantes, intentarán por todos los medios, incluso los más rastreros, apoderarse del poder y liquidar para siempre el espíritu del 18 de Julio de 1936. Pero los Carlistas, pese a quien pese y pase lo que pase, estamos dispuestos a mantener bien alta la bandera de nuestros ideales, y no toleraremos que el esfuerzo y el sacrificio de nuestros mártires sea estéril."

Vegem aquest segon número d'abril de 1945 [PDF, 352 kB]

Coincidint amb els últims estralls de la Segona Guerra Mundial encara trobem dues noves edicions:

↪ El número 3, de maig de 1945 [PDF, 322 kB]
↪ I el número 4, de juny de 1945 [PDF, 322 kB]



1. LA BATALLA DE ALPENS [Pàgina 2 del primer número d'aquesta publicació clandestina] 

"A las cuatro de la tarde del día 9 de julio de 1873 salía de Alpens, pueblo de la comarca del Llusanés, Don Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este, a la sazón General en Jefe de los carlistas catalanes. Acompañábale su augusta esposa, e iba con ellos el general Savalls al mando de cinco batallones de corta fuerza, que sumarían unos 1.200 hombres. Eran días de dura persecución para los voluntarios de Don Carlos, ya que las tropas republicanas no se daban punto de reposo en procurar el aniquilamiento de los bravos que defendían la Tradición por los riscos y montes de nuestra tierra, distinguiéndose en esta tarea persecutoria el valiente brigadier Cabrinety.
Avisado éste por el alcalde de Alpens de la referida marcha de los carlistas, parte que recibió en la casa llamada «Las calladas» [les Collades], dispuso que su columna fuese a posesionarse seguidamente del pueblo, pudiendo ver desde dicho punto como los carlistas contramarchaban en dirección al mismo, determinación que tomaron después de haber hecho prisioneros a dos confidentes de la columna republicana.

Cabrinety quiso ocupar el primero la población por las ventajas de orden estratégico que podría ello reportarle, lo cual no logró para su desgracia, pues cuando entró en el pueblo al frente de sus tropas, la vanguardia carlista, mandada por el valiente Auguet, apostada ya en varios lugares del mismo, recibióles con nutridas descargas cerradas de las que resultó mortalmente herido el bravo brigadier liberal.
Desde este momento las tropas republicanas perdieron la cohesión y casi se desbandaron, no pudiendo reagruparlas a pesar de los esfuerzos que hizo para ello, el coronel D. José Pastor, jefe que se hizo cargo del mando, quien en su comunicado al ministro de la Guerra manifestó que sus tropas estuvieron durante siete horas estrechadas por un «círculo de fuego». Este cesó finalmente a las dos de la madrugada, habiéndose rendido a los carlistas toda la columna republicana compuesta por los tres batallones de cazadores de las Navas, de Madrid y de Mérida, dos piezas de artillería de montaña, cincuenta caballos de cazadores de Tetuán, cuarenta y dos mulos y toda la brigada con dinero, municiones de artillería e infantería, material sanitario y equipos.

Gran sensación causó esta victoria carlista en toda España, y especialmente en Barcelona, donde en la Capitanía general se reunieron todas las Autoridades, Diputados a Cortes, presidentes de comités y clubs re­publicanos y jefes de los batallones de la Milicia Nacional para tratar de conjurar un grave peligro que veían cercano.
Don Carlos premió a Savalls con el título de marqués de Alpens, y la Medalla con que agració a cuantos de sus voluntarios se batieron en aquella memorable acción, consistía en una corona de laurel o roble entre cuatro lises (de plata para la oficialidad y de bronce para la tropa) en cuyo anverso se leía: 'Alpens, 9 de Julio de 1873', y en el reverso: «¡Adelante! Esta es mi divisa. Carlos»."



La premsa de l'època està plena de referències a Alpens i les tres guerres carlines...

 Alpens i les carlinades: recull de les cròniques de l'època (s. XIX)

 Alpens (1833-1840) la Primera Guerra Carlina: publicacions.
 La Batalla d'Alpens 1873.
 La Ilustración Española i la Batalla d'Alpens (III Guerra Carlina).
 En el Palau de Polentinos (Àvila) tenim un quadre de grans dimensions que commemora la Batalla d'Alpens: Alpens, 1873. Defensa de un convoy. Muerte gloriosa del oficial del Cuerpo, don Vicente Reina López, es titula.
 Doña Blanca (esposa d'Alfons de Borbó, germà de Carles VII) dedica dos capítols sencers de les seves memòries a la que ella anomena La Acción de Alpens (amb plànol de la batalla i una pintura d'un pintor polonès, inclosos).
 Miquel Clarà i Cabruja (Riudellots, 1852-1909) i la sardana "l'Acció d'Alpens" El cançoner popular de Catalunya (1929), dues cançons dedicades a la Batalla d'Alpens.
 Enrique Camino escriu l'obra El salvador de Puigcerdá y la muerte de Cabrinetty, un drama en 3 actes i una lloa, escrit en vers, que es va publicar l’any 1880.
 Melcior de Palau (enginyer de camins) defensa la construcció de l'actual carretera, que, diu,  passa "por pueblos que, como el de Alpens, se hicieron tristemente célebres en la última guerra civil, débese casi por entero á esta circunstancia su inclusión en el plan".
 Fins i tot, Noah Gordon, en el seu llibre El celler (pàg. 26) esmenta els combatents de la boina roja i la matança d'Alpens.

Comentaris

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
➤ ➤ ➤  ARTICLES MÉS LLEGITS DELS ÚLTIMS 7 DIES

Tot recordant Rusiñol... 'L'alegria que passa' i Alpens

Alpens, el filòsof Ferreter Mora, la seva família i la Fonda d'Alpens

La llegenda del comte Arnau i els sarraïns, Joan Amades i Alpens

Qui més en pela, més en menja. Calentes i grosses, qui en vol, ara que fumen?

Ves per on! El tren havia de passar per Alpens

La carretera de Sant Quirze a Berga, per Alpens: la Pubilla de Catalunya

Alpens, 1906 - 'La Escena Catalana', el teatre i la fira de novembre